La Bestia no ha muerto, la Bestia solo duerme.

despertador
Foto: Krista Malgulson

¿Está la Bestia muerta o está solo dormida? La creciente cifra de denuncias que se han producido en los últimos años por agresiones contra miembros de la comunidad LGTBI no es más que una muestra de que la libertad y pluralidad no es una realidad, aún sigue latente y perenne el odio hacia las diferencias en nuestro país. El odio ha existido siempre y, no nos engañemos, casi siempre en la misma medida; se puede disfrazar, relajar, o esconder, pero está. Está dormido esperando a que los verdugos lo despierten. Que el número de denuncias que se ha producido en los últimos años ante las agresiones haya aumentado es una muestra de que no conseguimos ganar la batalla a la intransigencia, pero también, paradójicamente es una buena noticia: que las denuncias aumenten es señal de que el miedo de las víctimas a denunciar ha disminuido, en parte porque los entornos, la familia, los amigos y los compañeros son más acogedores y eso ha empoderado a las víctimas y porque la conciencia social ha entendido que hay que protegerse para crear un mundo más libre. Las víctimas, valientes, al sentirse protegidas, denuncian, pero no podemos olvidar que tenemos que responder con celeridad y justicia a ese valor porque si no, crecerá la desconfianza, el miedo y las denuncias irán desapareciendo, y como en el pasado, la Bestia volverá, crecida y fuerte porque no habremos sabido ayudar y dar herramientas de protección a sus presas. El daño social creado por el desamparo será ya irreparable.

Actualmente hay en el Estado Español varias leyes en curso y otras en proceso de creación que defienden específicamente a la población LGTBI. La mayoría de estas leyes han sido aprobadas por unanimidad por los distintos grupos políticos en las diferentes autonomías en las que se han presentado y las que están en curso también saldrán adelante, como no puede ser de otra manera, con el mismo consenso. Esperamos que pronto exista una ley estatal que aúne todas estas voluntades; ya hay un borrador sobre la mesa que habrá que completar y defender. Estas leyes que, con el visto bueno de aquellos que representan a una sociedad avanzada y plural se han aprobado, están siendo atacadas por aquellos grupos, verdugos, que no entienden que hay que dar un paso adelante contra la discriminación. Las leyes contra la LGTBIfobia que se han creado tienen como fin unir en su diversidad a la sociedad, entendiendo que todos tenemos en nuestras diferencias valores que respetar y de los que aprender, frente a aquellos grupos que intentan separar a las personas y atacarlas por el simple hecho de vivir y amar libremente. Estas leyes son necesarias porque nos protegen de unos modos impuestos que generalmente han servido para oprimir y coartar la libertad. Por eso estamos trabajando en Andalucía para crear, de la mano de las asociaciones, la ley más completa que proteja a las personas LGTBI y a sus familias.

Estos días hemos visto cómo la Bestia, de mano de sus compañeros de odio, ha vuelto a poner en marcha la maquinaria que durante siglos ha utilizado para intentar aniquilar a aquellos que sentía que desde el progreso y la justicia atacaban sus intereses. Hemos visto cómo ponían su atención en alertar a los que se dedican a formar, y no a adoctrinar, de los “terribles peligros” que la tolerancia y el respeto puede causar en los más débiles, primeras víctimas de los odios que ellos mismos alimentan. Nos encontramos con una Bestia que se niega a liberar del desprecio a las presas que más adelante engullirá. La propaganda y la difamación son las armas que utiliza para destruir y ese ataque a la libertad es antinatural e inhumano, y desde luego no es bondadoso. No vamos a tener en cuenta sus luchas y desde luego no vamos a amedrentarnos ante sus amenazas. No es el momento de eso. Es el momento de escuchar a las víctimas atentamente para hacer leyes que las protejan, porque si perdemos el tiempo escuchando a otros quizás a quienes estemos escuchando sea a los verdugos.

En su modelo de sociedad no quepo yo, en el mío sí cabe usted

               Pedro Zerolo

 

1 comentario en “La Bestia no ha muerto, la Bestia solo duerme.”

  1. Agus, estamos en un tiempo en el que empieza a estar mal visto ser LGTBImofobo, que ocurre con esto???
    Pues que esas bestias no quieren ser mal vistos o rechazados por el entorno con lo cual se guardan y mucho de mostrar ni hacer algún comentario que muestre su fobia hacia los LGTBI, con lo que ese odio, esa rabia de no poder expresarlo, de no poder ser ellxs realmente sumados a la impotencia y prepotencia que suelen tener este tipo de bestias, pues tenemos como resultado una bomba con garras
    Y a tooodo eeeeso le sumamos gobiernos de derechas pues ya tenemos la mecha…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s